Historia

 

Nuestro establecimiento se formó como resultado del espíritu noble y cristiano de hombres ilustres que vieron la necesidad de educar y formar a los niños(as) más desposeídos, con el fin de entregarles una formación integral.

 

Como uno de los destacados hombres de nuestra institución, surgió la figura de Rafael Sanhueza Lizardi, quien siendo profesor primario llega a ser posteriormente abogado. De allí su interés y dedicación en retribuir a la sociedad  donando su propiedad de la calle Eusebio Lillo a la SIP para la construcción de un establecimiento educacional que formara hombres rectos en su pensar y actuar.

 

Al pasar del tiempo el Colegio fue creciendo en estructura y capacidad de atención de estudiantes, contando en la actualidad con Niveles de Enseñanza Pre-Básica, Básica y Media.

colegio